LOGOTIPO CILC
ESTUDIOS EN EL EXTRANJERO
INFORMES 5584-6888, 5564-4863 y al 5264-1526
Te enviamos una probadita de clases de francés en Canadá
Regresar
Cosas que no se hacen en Canadá
No, nada de dar dos besos de saludo.
Ni uno, ni tres. Allí si besas a alguien que sea porque quieres «algo más» porque si no te vas a ver en una situación embarazosa (o te dan una bofetada, o te siguen besando con
«intenciones»). En Canadá saluda dando la mano, a hombres y a mujeres. Si hay algo de confianza una ligera palmada en la espalda. Y si hubiera valor, un beso en la mejilla insinuado en
el aire y sin ruido.

No, nada de ser hostil
Allí la gente sonríe, siempre. Y son amables y dispuestos con el conocido y el desconocido, siempre. Olvídate de la fea costumbre de no decir «por favor», «gracias», «buenos días». Nada
de ir mirando al suelo con el entrecejo horizontal. Y eso incluye que trates así de amable a quien te atiende en el bar, quien te cobra en el supermercado y quien te encuentres en el
ascensor.

No, la propina no es opcional.
Cuando recibes un servicio personalizado, vas a un restaurante o tomas una cerveza, la propina es entre un 7% y un 15% del precio de lo consumido. No quieras que la eterna sonrisa
canadiense se convierta en hostil. Así que tenlo previsto en tu presupuesto.

No, nada de «te lo digo muy clarito».
En otros países y los latinos lo valoramos mucho, se acostumbra a insultar bien clarito a la cara. Al feo, feo. A la insoportable, insoportable. A quien te molesta… etc.
En Canadá olvídate de eso. Mide las palabras con las que te diriges a los demás, y acostúmbrate a irte por las ramas y ser diplomático. Si a tu chica canadiense empiezan a sobrarle unos
kilitos de más, dile que «ahora hacen unas tallas taaan pequeñas en ropa» y sonríele angelicalmente o podrás tener una canadiense enojada.

No, nada de sobremesa.
Uno de los principales placeres de comer con alguien es ese ratito de charla después del postre, revolviendo con la cucharilla las tazas del café o haciendo cachitos la servilleta de papel mientras criticas a la vecina, a la amiga común o al jefe entre los más venenosos comentarios. Como latino ooooolvídate hijito de eso. En Canadá acabas de comer y ya estás pidiendo la cuenta. Y si no lo haces tú un (amable y sonriente) camarero te preguntará si puedes abandonar la mesa ya.
Así que si vas a Canadá, apúntate estas pequeñas cosas que NO debes hacer.

Quiero vivir en Canadá, ¿cómo lo hago?
Canadá es un país extenso, joven, lleno de oportunidades tanto de negocio temporal como para residencia de toda una vida. Sus características hacen de él un país multicultural, amable
con los extraños y tolerante; ideal para pensar en él como destino de migración y colaborar con tu esfuerzo y tu trabajo en la gran comunicada canadiense.

Vamos a darte una serie de recomendaciones que pueden serte útiles si piensas en viajar y establecerte de algún modo en Canadá:

1.- Elige qué tipo de Canadá quieres.
Canadá son muchos Canadá en uno. Cada zona tiene sus particularidades propias.
• De entrada piensa que aunque es bilingüe hay una zona mayoritariamente francófona y otra mayoritariamente anglófona; ¿con cuál de las dos te sentirás más cómodo y desenvuelto?.
• Canadá tiene grandes ciudades pero también grandes extensiones rurales ¿prefieres ser urbanita o disfrutar del encanto de un pequeño pueblo?
• Y si hablamos de empleo la industria de la minería y el petróleo se encuentra al oeste, el sector servicios y manufactura automovilística en Ontario, en Quebec predomina la manufactura y es en Toronto donde se concentran las empresas de marketing, financieros y bancario.

2.- Introspección personal: cuál es tu perfil.
Define qué te gusta, cuáles son tus cualidades, averigua para qué eres bueno y para qué no tan bueno, en qué tipo de trabajo te encontrarías cómodo trabajando y en cual no. Pero también
a qué podrías adaptarte y encajar. Canadá es una nación con escasa densidad de población y requiere trabajadores en muchos sectores y calificaciones diferentes. Seguro que teniendo
claros tus cualidades y tu perfil puedes encontrar una oferta que empate con alguna necesidad en Canadá.

3.- Busca empleos según tus habilidades.
La puestos en las ofertas laborales suele ser abierta e imprecisa, casi nunca, nunca va a ser exacta, como te decíamos en el punto anterior, las empresas e instituciones en Canadá se
centran en buscar personas que encaje su perfil de acuerdo a las habilidades. Sé flexible, aprende a leer entre líneas, muéstrate dispuesto a adaptarte y aprender y haz que se vea tu
mejor cara.

4.- Obtén buena formación.
Diplomados, cursos de especialización y posgrados abre muchas puertas. Un enorme porcentaje de la población canadiense cuenta con una o varias titulaciones universitarias y si pretendes
aspirar a puestos con cierta cualificación profesional vas a encontrarte con una sólida competencia.

5.- Elige: Quebec o resto de Canadá.
Por último, cuando tengas bien definido lo anterior, para viajar a Canadá hay dos vías principales: el proceso federal canadiense, a través de Express Entry, y el proceso particular del
Gobierno de la provincia de Quebec, que marca una política migratoria independiente y distinta que la del resto del país. Es importante conocer las particularidades de cada opción y
encontrar cual se adapta mejor a tus circunstancias.
© 2106 Todos los derechos reservados Aviso de Privacidad